Huerta Grande: Del pasado que todavía no fue

Compartir: | | |

Escribe: Juan G. Yacobs – Radio Panamericana Huerta Grande

Esta imagen va camino a desaparecer. El Honorable Concejo Deliberante de Huerta Grande se prepara para aprobar en el día 3 de abril del 2017, un gran loteo en el ingreso a la “Cascada de Olmos”, bajo el programa que implementa el Gobierno de la Provincia de Córdoba: “Lo tengo”. Hablamos de aproximadamente unos 30 lotes de 350 metros cada uno, lo que configuraría el tamaño de una manzana, con sus respectivas calles y servicios públicos. El predio a subdividir está ubicado desde la esquina en el barrio La Quebrada de las calles 9 de julio y Chaco, hasta el portón de ingreso al basural de la poda, dentro del cual quedaría sujeto a la expropiación el viejo matadero de la quebrada, símbolo de un tiempo que todavía no fue, que se puede identificar en la foto, y que se encuentra en alerta ambiental, bajo un altísimo peligro de expropiación y desmonte.
Todo el sector se encuentra bajo zona roja para la Ley Nacional de Bosque Nativo y tiene varios antecedentes de importancia: la declaración como Área Natural Protegida por el Senado de la Provincia de Córdoba en el año 2001, una ordenanza municipal que declara la importancia turística y cultural de la Cascada de Olmos, del año 2013, y el contundente rechazo de vecinos a la instalación de una planta para la mezcla de bituminos en caliente en medio de los últimos carnavales. Si se llevara a cabo este loteo, una vez reconfigurado el barrio la vida no será igual, porque la población llegaría prácticamente hasta la propia montaña, hasta la base del cerro donde están las vertientes y podría darse a contaminación la propia fuente de agua que toman vecinos y vecinas de la zona. Condenando a la población de Huerta Grande a tomar agua de baja calidad, como ocurre en el Valle de Punilla, desde La Falda y hasta el sur donde el agua potable de la canilla, es verdaderamente intomable.
De acuerdo al desmanejo actual en materia de Residuos Solidos Urbanos, al desmonte y a la falta de planificación sobre el crecimiento urbano, es muy probable que todo el sector de la Cascada de Olmos se vea afectado en un periodo cercano, si la actual gestión municipal se mantiene en su línea de acción. Si la urbanización irregular y el ejido avanzaran sobre dicho sector, los propietarios de La Estancia La Berna por seguridad, pondrían un alambre perimetral que llegaría hasta la propia Cascada de Olmos, que aunque podría ceder su acceso público, todo el ecosistema del lugar se modificaría y el impacto ambiental seria notable. Dentro de la flora se destacan los talas, algarrobos, quebrachos blanco y colorado, coco, molles, chañar, mistol, tunas y otras especies de flora nativa de altísimo nivel de importancia en lo que a conservacionismo se refiere. Como también la fauna: zorros, corzuelas, liebres, gatos del monte, pecaríes, pumas y otras variedades de aves valiosísimas y reptiles en extinción.

Radio Panamericana

Radio Panamericana

La otra opción que le queda al municipio es reventar una hectárea de los terrenos del Club Sportivo Huerta Grande, al que ya le intentaron lotear 4 hectáreas de manera dudosa el año pasado; por lo que el intendente Matías Montoto y el legislador Capdevila tuvieron que presentarse a dar explicaciones, a más de 200 vecinos que colmaron el Concejo Deliberante por la indignación. El club Sportivo tiene más de cien años de posesión sobre esas tierras, y un privado quiere hacerse de medio club. Para urbanizar dos manzanas, una calle y un pasaje. Ahora, el municipio considera las hectáreas restantes entre las que se encuentra la propia cancha de fútbol, como dentro de los terrenos municipales opcionales para ceder a la Provincia.
El actual intendente tiene una excelente relación con la provincia y este plan debe ser implementado en el municipio por orden del gobernador Juan Schiaretti. Porque es un año electoral y el oficialismo provincial tiene que salir a poner paños fríos al malestar y al descontento generalizado de la población, principalmente llevando planes de este tipo a los municipios que son de su color político. Por eso, a diferencia de cómo ocurrió con los planes “Vida Digna” que fueron entregados en la zona, podrían estos lotes no ser administrados por la benevolencia del puntero de turno. Algo que difícilmente ocurra.
¿De dónde va a salir el agua para estas 30 nuevas familias? ¿Quién recolectara sus residuos? Y dicho recolector ¿a dónde llevará esos residuos? Hasta el momento los históricos vecinos de La Quebrada, y los nuevos habitantes que fueron llegando, no tienen respuestas a las exigencias más básicas del barrio. Como pedirles que por favor no hagan un basural atrás del cementerio. Mientras la municipalidad permite que sea un basural o busca aprobar una zona industrial, o como pasó con los restos del carnaval, que ni si quiera los muertos del cementerio pudieron descansar en paz. Y ahora quieren hacer un loteo. Cuando hay días que ni agua potable le llega al barrio, ni que le instale un cesto para la basura logran los vecinos de La Quebrada. Y el intendente, por orden del gobernador, quiere regalar 30 terrenos de bosque nativo en año electoral.
Mientras se declara la emergencia ambiental en Carlos Paz, la insensibilidad municipal sobre las cuestiones ambientales más esenciales es preocupante, el atropello esta a la orden del día. El desinterés manifiesto, la desidia cotidiana, la falta absoluta de control sobre el desmonte y la contaminación, preocupan al que ha tomado conciencia de la importancia de preservar lo natural, porque ya no puede bañarse en el San Roque. Y la basura lo está tapando.
Resignarse al deseo instaurado de entender el progreso, como el progreso económico de los gobernantes de turno pareciera un suicidio colectivo. El aire, el agua, la libertad y el acceso a la naturaleza que ofrece nuestro bosque nativo, y nuestras fuentes de agua, no tienen precio. La política cortoplacista y electoral no debería atropellar lo más valioso que nos queda.
Huerta Grande debería declarar la “Emergencia Ambiental”, como lo hizo hace una semana Villa Carlos Paz gracias a la exigencia de su pueblo, tarde: sus vecinos ya no pueden ni respirar. En esta ocasión, está en juego toda la cuenca del San Roque y la calidad del agua que toman millones de cordobeses.

 

 

(Visitas 91 veces, 1 visitas hoy)

Aparecen
en esta
nota