Corre peligro la Tecnicatura en Guardaparques

Compartir: | | |

Así lo expresan los estudiantes de la Tecnicatura Universitaria en Guardaparque, que comenzó el 12 de agosto de 2015, luego de 7 años de arduo trabajo y con más de 200 inscriptos para la primera cohorte, de los cuales ingresaron 52 estudiantes.
El primer año de carrera empezó con todos los profesores que corresponden a las materias programadas. Según expresan los estudiantes, “desde un principio, todos sabíamos que transitar los primeros años de la carrera no sería fácil. Esperábamos cambios en los planes de estudio, demoras en las salidas prácticas y otros vaivenes que pudiesen presentarse en una carrera recién salida del horno. Sin embargo, empezamos todos, estudiantes y profesores, con el entusiasmo que solo puede generar hacer lo que uno ama. Lo que no esperábamos, de ninguna forma, es que a un año de haber comenzado nuestros estudios, desde el rectorado no se autorice abrir los nuevos cargos docentes para el segundo año, por falta de presupuesto”

 

Leer el comunicado completo

Los estudiantes de guardaparque queremos contarle a toda la comunidad la situación actual que estamos atravesando. Nuestra Tecnicatura corre peligro, como toda la educación superior y universitaria de la provincia de Córdoba.
La Tecnicatura Universitaria en Guardaparque comenzó el 12 de agosto de 2015, luego de7 años de arduo trabajo y con más de 200 inscriptos para la primera cohorte, de los cuales ingresaron 52 estudiantes. [1][2]
El primer año de carrera empezó con todos los profesores que corresponden a las materias programadas. Desde un principio, todos sabíamos que transitar los primeros años de la carrera no sería fácil. Esperábamos cambios en los planes de estudio, demoras en las salidas prácticas y otros vaivenes que pudiesen presentarse en una carrera recién salida del horno. Sin embargo, empezamos todos, estudiantes y profesores, con el entusiasmo que solo puede generar hacer lo que uno ama.
Lo que no esperábamos, de ninguna forma, es que a un año de haber comenzado nuestros estudios, desde el rectorado no se autorice abrir los nuevos cargos docentes para el segundo año, por falta de presupuesto.

La Facultad de Turismo y Ambiente manejó la situación como pudo y con los recursos que ya contaba. Las horas de investigación y extensión de muchos de los profesores de primer año fueron utilizadas para cubrir las horas de clase de los alumnos de segundo año. Dejando a dichos profesores sin la posibilidad de seguir formándose como investigadores y de generar sus propias instancias enriquecedoras a nivel profesional. Esta medida se tomó por una resolución rectoral de la gestión de ese momento.[3]
Para entonces, ya había una nueva cohorte con 50 estudiantes. Pasó la segunda mitad del 2016, bastante movilizada, con profesores con contratos muy precarios y materias dadas por la mitad.
El 2017 empezó con optimismo, con autoridades nuevas en la Universidad, creíamos que este conflicto estaría resuelto antes del mes de abril. A esta altura ya somos tres cohortes, de las cuales dos (las que actualmente cursamos el segundo año), aún no contamos con todos los espacios curriculares cubiertos con profesores designados, contratados como corresponde.
Desde el rectorado no comunican a ciencia cierta lo que puede llegar a pasar. Nos prometen acciones, pero todavía no las tenemos. Los profesores no saben si van a ser designados y cobrar sus sueldos. Los estudiantes no sabemos si en algún momento podremos terminar nuestra carrera en Córdoba, y ejercer efectivamente como profesionales dentro de las área protegidas de toda la nación.
A pesar de las negativas que venimos teniendo, la carrera de guardaparques se hace cada vez más visible y cobra más protagonismo en la sociedad cordobesa, demostrando así la necesidad de nuestra profesión en una provincia con una situación ambiental tan delicada como es la de Córdoba. Algunos ejemplos de esto son las buenas noticias que nos dieron este año y medio de carrera:
● Se firmó convenio marco con la Secretaría de Ambiente de la Provincia para trabajar mancomunadamente en la conservación de la naturaleza y medio ambiente.[4]
● Se firmó convenio con la Municipalidad de Cosquín, para que los estudiantes realicemos las prácticas profesionalizantes en áreas protegidas de la localidad;[5][6]
● Contamos con un convenio marco con la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de Córdoba para poder realizar prácticas profesionalizantes en la Reserva Natural Urbana San Martín;
● La Tecnicatura Universitaria en Guardaparque es una de las carreras de la Universidad Provincial de Córdoba aprobadas por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria, solo falta la firma del Ministro de Educación de la Nación para la acreditación nacional.

Como estudiantes, nos solidarizamos con nuestros profesores, quienes demuestran su profesionalismo y compromiso con la educación pública y con el medio ambiente. Es deber del Estado brindarles las condiciones óptimas para desarrollar su trabajo.
Sabemos que no somos la única carrera que está en estas condiciones. Otras facultades de la Universidad Provincial de Córdoba están pasando por situaciones similares de precarización e inestabilidad. Nosotros, los estudiantes de guardaparque, nos solidarizamos con ellos y nos sumamos a sus reclamos.
Tenemos derecho a saber qué va a pasar con nuestras carreras. El Estado debe garantizar que podamos acceder a educación pública, gratuita y de calidad. Queremos recibirnos, queremos ir a clases, salir al campo, aprender. Exigimos que se solucionen estos problemas a la brevedad. Exigimos que las autoridades de la Universidad Provincial de Córdoba nos aclaren el panorama.

La situación ambiental en Córdoba es crítica. El rol de los guardaparques es fundamental para revertir esta situación que atañe a toda la sociedad. Córdoba necesita guardaparques capacitados que velen por el bienestar de los ecosistemas, cuestión que repercute directamente en el estado de la flora, la fauna y por supuesto, de las poblaciones humanas de la provincia.

 

(Visitas 169 veces, 1 visitas hoy)